Las ideas

Generar una red de comercio innovador fundamentada sobre tres pilares:

Crear una experiencia, no vender un producto: repensar el CÓMO más allá del QUÉ, aportando un valor añadido y generando una experiencia de usuario positiva y propia, para lo cual es necesario entablar relaciones con la comunidad y repensar el comercio como algo más que un espacio de compra-venta.

Poner el espacio en el centro: trabajar la comunicación a través del espacio, crear nuevas estrategias para habitar el espacio comercial, generar espacios híbridos, conectar el comercio con otros espacios del entorno y abrirlo a la comunidad, salir a la calle o traer la calle adentro, pensar en el espacio como un lugar para relacionarse, etc.

La tienda en y por el barrio: entender y atender las necesidades del usuario, generar canales de comunicación bidireccionales, fomentar la participación y la co-creación con la comunidad incluyéndola en los procesos de detección de necesidades e ideación de soluciones, poner en marcha proyectos con otros agentes de otros ámbitos (cultural, social, etc.), etc.

Y hacerlo desde una lógica bottom-up, es decir, junto con los agentes públicos y privados, y el tejido social de cada lugar como protagonista.


programa.jpg