Los experimentos

Tal y como se ha mencionado, existen aspectos diferenciales entre este proyecto y otros procesos de generación de un Mapa de la Ciudad Prohibida. Teniendo la actualización del Mapa como punto de partida, se han realizado diversos experimentos de cara a integrar la perspectiva de género de una manera más transversal y holística en las políticas urbanas.

Se han realizado recorridos de reconocimiento en los que, además de detectar “puntos negros”, se han detectado “puntos rojos” con el fin de mapear aquellos espacios que dificultan la vida cotidiana y los trabajos reproductivos en la ciudad. Para llenar el diagnóstico de contenido, se han creado unas fichas que han permitido objetivar las razones por las que los espacios han decidido ser mapeados.

Se ha realizado una valoración de todos los puntos recogidos junto con mujeres técnicas del municipio, aplicando ciertos indicadores de evaluación del espacio urbano con perspectiva de género para clasificar así los puntos recogidos, y poniendo en valor el conocimiento de estas mujeres.

Se ha colaborado activamente con el área de Urbanismo del municipio realizando un análisis técnico, económico y legal conjunto de los espacios mapeados. Por una parte, se han identificado los espacios más apropiados para rediseñar con las mujeres y, por otra, se han definido acciones administrativas que van más allá de este proceso con el fin de acondicionar y mejorar los puntos negros y rojos.

Se ha elaborado un “Plan de actuación” para guiar la implementación de la perspectiva de género en el área de Urbanismo y generar así un mayor impacto en las políticas urbanísticas del municipio.